Padrinazgo

Apadrinar una escuela rural es una experiencia única y la forma directa de colaborar con la educación de niños y niñas de áreas vulnerables. Ayuda a disminuir la brecha de inequidad al disponer de mejores recursos educativos. Acompañarlos en su trayectoria escolar fortalece su autoestima al saber que hay alguien, que pese a la distancia, se preocupa por ellos.